Usted está aquí

2012

Enviado por HelenaAngel el Jue, 10/21/2021 - 16:04

Como incio de un nuevo ciclo, Obra Viva invitó en este año a varios artistas para que exploraran con sus interlocutores los límites de las prácticas artísticas contemporáneas. Era una apuesta clara por intentar cambiar las expectavivas de los usuarios de las sucursales regionales que, como se vio en algunas ocasiones, estaban esperando que llegaran artistas a sus ciudades para que les enseñaran técnicas de dibujo, pintura, escultura o fotografía, las más solicitadas.

Al analizar que esto sucedía y que estaba cambiando de algún modo el espíritu del programa, esto es, trabajar con las comunidades en un una creación colectiva, el Banco de la República se decidió a invitar creadores cuyas prácticas estuvieran enmarcadas en otras disciplinas e intereses que, luego, derivan en el territorio del arte.

De manera radical, los invitados de 2012 fueron, por intermedio de sus mediadores, el cartel publicitario popular (Populardelujo), el sonido (Mauricio Bejarano), las semillas y el alimento (María Buenaventura y Manuel Romero), los sueños (Elizabeth Mejía) la performance (Oscar Leone) y las plataformas digitales como canal de visibilización y comunicación (Mercedes Angola). Si hoy estos formatos e insumos resultan del todo integrados a la práctica artísticas, no era en ese entonces, lo cual fue significativo y cumplía con el cometido del programa de ensanchar las fronteras del arte.

Justamente, al trasladar la mirada a otras escenarios que involucran a nuevos actores, como en este caso, productores tradicionales de afiches comerciales a mano en u un puerto como el de Buenaventura, o campesionos boyacenses con el saber arraigado de los usos medicianles y curativos de una planta, o de como es una semilla y cuál es el resultado de una modificada genéticamente, sin duda cambia de enfoque las preguntas del arte. Se amplían sus fuentes.

Así mismo, si los paseantes vallenatos recorren sus calles por invitación de un espectador sensible y van descubriendo, al son de mil historias, que de esos frutos de siempre se sabían muy poco, vemos que la acción artística se convierte en un detonante de memoria y pensamiento. Y, cómo no, las mujeres nariñenses también aportan su parte, sus sueños, como materia que tejerá el sentido de aquello que vendrá.

Lo mismo sucede si se trata de descubrir el paisaje sonoro de Sincelejo o las múltiples posibilidades de cuerpo de aquellos artistas de Florencia, un territorio en el límite de una tensionante frontera agrícola, que querían hacer allí obras vivas, abriéndose ambas prácticas, de un profundo conocimiento técnico, a la exploración sensible del entorno, el de afuera y el de adentro. Como de otro nivel de conocimiento fue la propuesta lanzada para Quibdó, cuyo proyecto común representó, a falta de medio de difusión darle cara a la producción artística local a través de la creación de una herramienta tecnológica básica: una página web.

D.R.D.

Fecha de publicación: 
Jueves, Octubre 21, 2021 - 16:00
Es portada?: 
false
Imagen para slider: 

Tipo de minisitio:

Area misional: