Usted está aquí

No se enfoquen en los políticos, enfóquense en las víctimas: el mensaje de David Crane

Enviado por Esteban-Paz el Lun, 05/20/2019 - 16:40
Fecha de la noticia: 
Lunes, Mayo 20, 2019 - 16:45
David Crane, en conferencia como parte del ciclo Hablemos de verdad
El creador de I Am Syria, campaña internacional de solidaridad con las víctimas del conflicto sirio, y exfiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona estuvo en la BLAA como invitado del ciclo Hablemos de Verdad, del proyecto La paz se toma la palabra.

El jueves 15 de mayo el Dr. David M. Crane presentó su conferencia Justicia y Verdad: condiciones para una paz sostenible, en el marco del ciclo Hablemos de Verdad, organizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango y la Comisión de la Verdad. Crane habló de su propia experiencia como fiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona. Por medio de sus anécdotas, analizó el proceso de justicia transicional por el que está atravesando Colombia e invitó a la esperanza. 

A partir de su labor como fiscal en jefe del Tribunal de Sierra Leona, David Crane plantea: “¿Cómo pasamos de la desconfianza en la ley y las instituciones a la instalación el imperio de la ley? Por medio de tres principios: La ley es justa, nadie está por encima de la ley y el imperio de la ley es más poderoso que el de las armas. 

 De 35 mil victimarios que cometieron crímenes terribles pude judicializar a unas decenas, que eran los líderes…Siempre habrá una cuota de impunidad, y no habrá justicia total ni verdad total, no es un proceso perfecto, no hay solución perfecta para lidiar con las atrocidades. 

A pesar de que tomó 10 años, luego del juicio del ex presidente de Liberia, Charles Taylor, la gente de África occidental empezó a confiar en la ley, ahora hay elecciones en Sierra Leona en las que la oposición gana o pierde, pero ningún arma ha sido disparada desde 2001, ese es el poder de la ley. Es un proceso largo que ustedes en Colombia apenas han empezado, pero la gente de África occidental pasó por lo mismo, y es posible”. 

“No me agradan los bullies y no puedo permitir que caminen por las calles impunes, pero las armas no traen justicia, la ley sí. Soy uno de los fundadores del sistema moderno para judicializar crímenes internacionales y garantizar que líderes responsables de crímenes contra su propia gente no salgan impunes y fui la primera persona en la historia en investigar, procesar y encerrar a un jefe de estado por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. El expresidente de Liberia, Charles Taylor, jamás pensó que irían tras él, ahora está pasando el resto de su vida en una prisión de máxima seguridad por lo que le hizo al pueblo de Sierra Leona”. 

A continuación, destacamos algunos de los puntos más importantes de su conferencia: 

Crímenes contra la mujer: 
La Dra. Carolina Vergel, quien acompañó a Crane en la conferencia, planteó la situación de los crímenes contra la mujer en Colombia, los cuales parecieran ser subordinados a otros crímenes de carácter más masivos y se pregunta por qué la justicia internacional ha enfatizado en el esclarecimiento de crines contra la mujer y cómo se estableció como prioridad.
Al respecto, el Dr. Crane responde: “En Núremberg, en Yugoslavia, en Ruanda, no hubo rendición de cuentas por crímenes contra las mujeres, aun cuando la violación y otras ofensas contra la mujer son usadas como arma. Yo fui el primero que investigué y judicialicé crímenes de género y los establecí como prioridad en mi agenda. Lo que ocurrió en África occidental no fue solo violación, no fue solo secuestro o esclavización sexual, estos hacen parte de un crimen aún mayor. No hay tal cosa como crimen contra la mujer como una ofensa secundaria o subordinada, es un crimen, así de simple”. 

 

Respecto a las víctimas: 

El creador de impunitywatch.com, sitio web de noticias relacionadas con crímenes contra los derechos humanos alrededor del mundo, enfatizó que las víctimas de cualquier lugar del mundo quieren que sus historias sean contadas porque les da un sentido de propósito frente a la pérdida y el dolor que han sufrido, les permite creer que no han desparecido en el tiempo y que sus vidas tienen importancia. Las víctimas, de acuerdo con su experiencia, quieren contar sus historias a cualquiera que quiera escucharlas, no solo a las instancias oficiales. El profesor Crane invita a crear y propiciar todos los espacios posibles, convencionales y no convencionales, para que las víctimas sean escuchadas. “Registrar sus relatos los ubica en la historia. No es un tema fácil ni alegre, pero es importante”, agrega. 

Crane recalcó que en escenarios de guerra, víctima y victimario son dos posiciones ambiguas que requieren ser analizadas en detalle. Durante su labor como fiscal en Sierra Leona, tomó la decisión de no procesar a ningún menor de edad combatiente puesto que consideraba que eran tan víctimas como las personas afectadas por ellos: “Recuerdo que, en el año 2002 durante el proceso de África occidental, 600 niños y jóvenes reclutados como combatientes ingresaron a la escuela primaria con lágrimas en los ojos de la emoción. 13 años después, me encontraba dictando un curso de cómo instalar un tribunal en La Haya y un joven se me acercó, me dio su mano y me dijo: ‘yo soy uno de los niños combatientes que usted ayudó a ingresar a la escuela y hace poco recibí mi grado de abogado de una Universidad en Alabama. Muchas gracias, usted mes salvo la vida’”. La jurisprudencia iniciada por Crane durante su labor como fiscal en jefe del Tribunal Especial de Sierra Leona permitió tipificar el delito de reclutamiento forzoso cuando se trata de niños y jóvenes como crimen de guerra y propició el enfoque diferencial que reconoce a los niños y jóvenes combatientes como otro tipo de víctimas. 

Decisiones políticas: 

También enfatizó en que siempre es una decisión política, no una decisión legal, perseguir a quienes cometieron crímenes nacionales. Por tanto, si no hay una decisión política de perseguir a los criminales, independientemente de la posición ética, no habrá rendición de cuentas y por tanto no habrá paz. “Los políticos van y vienen, pero el enfoque de este gran proceso que ustedes en Colombia han iniciado está por encima. No se enfoquen en los políticos, enfóquense en las víctimas. Espero y rezo que ustedes puedan hacer esto para garantizar el futuro de Colombia”. 

Por último, el experto en derecho internacional sabe por experiencia que la sociedad puede volverse impaciente y exigir resultados de manera rápida. Como alternativa, él invita a cultivar una “paciencia enfocada”; los procesos de justicia transicional toman años, incluso décadas, puesto que ningún proceso de justicia transicional se escapa de inconformidades y dudas: “No todos quedarán satisfechos con los resultados, pero es mejor hacer este proceso que no hacer nada”. 

Las lecciones aprendidas: 
- Primera: la verdad y la justicia pueden crear una paz sostenible. Si una de las dos llegara a faltar, la paz puede ser una ilusión; se puede obtener justicia o se puede esclarecer la verdad, pero si no están ambas, la paz estaría en cuestión. 
- Segunda: una comisión de la verdad y una corte transicional pueden trabajar juntas. Sucedió en Sierra Leona.
- Tercera:  las dos organizaciones juntas permiten a las víctimas no solo contar sus historias, sino que les deja ver que también hay justicia. 
- Cuarta: las víctimas quieren contar sus historias. 
- Quinta:  en este tipo de procesos no se logra judicializar a todos los responsables. En el caso de Sierra Leona se juzgó a quienes establecieron las condiciones de posibilidad para que los crímenes se dieran. 
 

 
 Aquellas naciones que han aceptado su pasado violento, buscado la verdad, establecido medidas de responsabilidad y procurado la reconciliación con todos los implicados, tienden a tener un futuro más estable y la posibilidad de que la paz sea sostenible. 

 

Un buen ejemplo de esto, según el experto, es Alemania que tras el holocausto reconoció su responsabilidad y entabló procesos de reconciliación que la han convertido en un país poderos y respetado internacionalmente. Caso contrario es el de diferencia de Turquía, cuyo gobierno exterminó a cerca de un millón de personas sin que haya habido responsables, el genocidio armenio jamás ha sido reconocido por ninguno de los gobiernos, por esto Turquía no está autorizada para pertenecer a la Unión Europea y no es un miembro respetado de las Naciones Unidas. A partir de lo anterior, el profesor Carne insta a no abandonar el camino por el que está atravesando Colombia, puesto que la comunidad internacional está observando y apreciando lo que se está haciendo en el país para acabar con décadas de conflicto interno y procurar una paz estable, sostenible y duradera.


Te recomendamos la conferencia ¿Cómo hacer periodismo ético de calidad en la era de la Posverdad? del ciclo Hablemos de verdad:

Imagen para slider: 
David Crane, en conferencia como parte del ciclo Hablemos de verdad
Tome nota: 

Noticias de la Red cultural del Banco de la República

Autor del artículo:

Área misional:

Categoría de noticia:

Boletín destacado: