Usted está aquí

El primer año del Centro Cultural del Banco de la República en Honda

Enviado por ttorreal el Jue, 05/30/2019 - 16:31
Fecha de la noticia: 
Jueves, Mayo 30, 2019 - 16:00
Centro Cultural del Banco de la República en Honda
Sumario: 
¿Qué cambió en este periodo? ¡Muchas cosas!

¿Qué cambió en este periodo? ¡Muchas cosas! Se renovaron los espacios físicos, se consolidó una oferta de servicios que vinculan a Honda con toda la red cultural del Banco de la República, se amplió la programación con actividades para distintos públicos y se consolidó la vocación del Centro Cultural a la apropiación social del patrimonio cultural. En esta noticia les contamos más detalles…

El Banco de la República inauguró sus servicios culturales en Honda el 21 de mayo de 1998, lo hizo tras el cierre de la tesorería en esa ciudad y tras una adecuación a su emblemático edificio, una construcción de estilo moderno que diseñó el arquitecto austriaco Otto Marmorek Kauffman y que abrió sus puertas en 1938. En principio prestó únicamente los servicios de biblioteca y, con los años, estos se ampliaron a todos los otros frentes de acción de la labor cultural del Banco: artes plásticas, música de cámara y colombiana, y divulgación del patrimonio, a través de las colecciones arqueológicas del Museo del Oro.

Con los años, este Centro Cultural se ha transformado en un edificio amable que se ha ido adecuando a los rasgos y las formas de ser del paisaje, con salas de lectura que acogen una colección de más de 28.000 ejemplares y desde las cuales se puede acceder a terrazas y a un balcón desde donde se ve el río Gualí y se tiene una buena panorámica de la ciudad, con alturas generosas que mitigan el clima ardiente y con voladizos en su cubierta que dan sombra en las tardes.

Desde que el Banco de la República asumió su administración total, hace un año, el Centro Cultural inició un proceso de renovación: por un lado, de sus servicios culturales y de la vocación de su programación, cuyo principal énfasis es la apropiación social del patrimonio cultural; por el otro, de sus espacios físicos, a los que se les realizaron algunas intervenciones con el objetivo de garantizar el aprovechamiento de los recursos, la adecuada preservación de las colecciones y la comodidad de todos los usuarios. En el futuro próximo se prevén nuevas obras que faciliten la movilidad de las personas en condición de discapacidad.

Con la nueva administración también se vinculó al Banco un equipo interdisciplinar de seis profesionales que son responsables de los servicios y la programación del Centro Cultural de Honda. El grupo está liderado por Ángel Moreno, como gerente, e integrado por Pili Bernal, profesional; Liliana Botero, coordinadora; y las auxiliares Angélica Mora, Yaneth Lame y Adriana Toro. El grupo profesional también genera dinámicas de mediación cultural por fuera de las instalaciones del Centro Cultural, con programas que impactan las distintas comunidades rurales de la región. 

Queremos ser un espacio de encuentro que aporte en el mejoramiento de la calidad de vida de todos los habitantes de esta ciudad histórica.

“En esta nueva etapa queremos posicionar nuestro Centro Cultural como una plataforma de conocimiento, abierto y atento a la diversidad cultural de nuestro país y del mundo, y como un laboratorio en el que se puedan explorar soluciones y dar respuesta a las necesidades de la región desde la perspectiva artística y cultural. Queremos ser un espacio de encuentro que aporte en el mejoramiento de la calidad de vida de todos los habitantes de esta ciudad histórica, tan importante a la hora de revisar nuestro pasado y la diversidad que nos caracteriza en el presente”, explica Ángela Pérez Mejía, subgerente cultural del Banco de la República.

En este primer año 74.000 personas han utilizado los servicios culturales y participado en las actividades organizadas por el Centro Cultural, que también se han diversificado y ampliado su oferta a través de proyectos enfocados a la población infantil, especialmente para motivar en ellos hábitos de lectura y, desde propuestas lúdicas, el acercamiento al patrimonio cultural de su entorno. Los jóvenes también han tenido espacios privilegiados con temáticas vinculas a la música y el arte, vale la pena recordar el taller de hip-hop que se realizó junto al reconocido artista urbano “El vago Villa”, en el que se abordó desde este género musical aspectos particulares de la vida cultural e histórica de la ciudad. Así mismo los investigadores y la ciudadanía en general han tenido acceso a un espacio rico y propicio para el diálogo y le generación de ideas que aporten al desarrollo local, a través de una nutrida programación de conferencias y seminarios. Y un evento para recordar: como parte de Temporada Nacional de Conciertos del Banco de la República en diciembre de 2018 se presentó el Cuarteto Colombiano en el Parque José León Armero, un recital al aire libre que contó con más de 320 asistentes.

El trabajo que hagamos desde nuestro Centro Cultural permitirá reconocer la importancia de quienes habitan y viven el río Magdalena desde sus distintas prácticas sociales y culturales.

“Nuestro quehacer inmediato y a largo plazo estará marcado por la importancia de generar apropiación social del patrimonio cultural en la región, que permitirá a las comunidades valorar el acervo cultural y natural de sus entornos, así como hacer el mejor uso y aprovechamiento de los mismos, con el fin de que la cultura, las artes en relación con el turismo, generen mejores oportunidades para el desarrollo local. El trabajo que hagamos desde nuestro Centro Cultural permitirá reconocer la importancia de quienes habitan y viven el río Magdalena desde sus distintas prácticas sociales y culturales, así como insistir en el cuidado que debemos tener con nuestros recursos naturales desde la perspectiva del desarrollo sostenible”, explica Ángel Moreno, gerente del Centro Cultural.

Imagen para slider: 
Centro Cultural del Banco de la República en Honda

Ciudad y Lugar:

Tome nota: 
  • De Honda provienen las primeras piezas de orfebrería prehispánica que el Banco de la República salvó de la fundición en 1936 y con las cuales inicio la colección prehispánica del Museo del Oro.
     
  • También, de Honda procede el llamado Tesoro del Mesuno, hallado en un islote del río Magdalena, constituido por monedas macuquinas de oro del siglo XVII.  Actualmente se exhibe en la Casa de Moneda de Bogotá.

Autor del artículo:

Área misional:

Categoría de noticia:

Boletín destacado: