Usted está aquí

Presentación

Enviado por itobonre el Lun, 05/06/2019 - 17:05

La insólita práctica del autorretrato expuesta al final de la retrospectiva “Martin Parr. Souvenir”, si bien nos da a pensar sobre los usos actuales de la autorrepresentación —la selfie viene inmediatamente a la mente—, es también una clave de la lectura de la obra del fotógrafo. Desde finales de los años setenta, Martin Parr ha desarrollado una práctica de la fotografía documental que, ya sea a través de su minucioso estudio de la sociedad británica, o por medio de temas más universales —como el viaje, la cultura, la globalización, la riqueza, la pobreza o el aburrimiento—, tiende a desnudar las inclinaciones más grotescas de nuestra civilización. Parte de la risa que se expresa ante el trabajo del fotógrafo proviene precisamente del reflejo que cada imagen proyecta sobre el espectador. Todos hemos hecho un tour —por lo menos una vez—, hemos estado aburridos en un restaurante con nuestra pareja, hemos tomado fotografías absurdas o sucumbido a las delicias de la comida chatarra. Y como lo recuerdan cada una de sus fotografías —por la extrema proximidad que el sujeto comparte a menudo con el fotógrafo—, Martin Parr también.

Miembro de Magnum Photos desde 1994, Parr encarna una práctica de la fotografía opuesta a la figura heroica y comprometida del reportero llevada por fundadores de la agencia como Robert Capa o Henri Cartier-Bresson. Pese a ser la antítesis del fotógrafo aventurero, él recorre el mundo sin evadir su condición de partícipe de los instantes que capta, al incluir su mirada en la lenta banalidad del cotidiano, aquel revelador indeleble de nuestra época. Parr afirma su proximidad con lo que fotografía en un punto de vista opuesto a la representación de los epicentros de la actualidad histórica, a los cuales la reportería gráfica nos ha acostumbrado. Los monumentos a lo absurdo y al mal gusto que erige en sus imágenes renuevan, con otro tipo de acuidad, los acontecimientos y fenómenos que ritman el presente del planeta. Como Martin Parr se complace en recordarlo, “si uno narra historias tristes o deprimentes, resulta difícil ser escuchado”[1].

A esa estrategia de lo banal se suman numerosos aspectos formalmente ajenos a la reportería gráfica que colindan con la fotografía de moda o de publicidad, y con el arte contemporáneo. Esa riqueza visual, que da a entender el diálogo que sostienen fotografía documental y expresión artística, constituye uno de los intereses que contribuyeron a la presentación de esta exposición en el Museo de Arte Miguel Urrutia (MAMU), del Banco de la República. Inscrita en la tradición de las grandes retrospectivas de fotografía documental organizadas desde hace más de una década —como las exposiciones “René Burri. Un mundo” (2009), “Fazal Sheikh” (2010), “Gotthard Schuh” (2012), “Foto Sady González” (2014), “La France de Raymond Depardon” (2015), “André Kertész, el doble de una vida” (2016), “Henri Cartier-Bresson. Fotógrafo” (2017) “o “Leo Matiz. ¡Luz, más luz!” (2018)—, “Martin Parr. Souvenir” proyecta, hacia nuestro público, una nueva mirada sobre la reportería gráfica, desde una perspectiva más contemporánea.

En la exposición, curada por Thomas Weski, se presenta por primera vez en Colombia un conjunto retrospectivo de la obra del fotógrafo británico, al exhibir las series más importantes que marcaron la evolución de su carrera, desde The Last Resort —y su estudio fundador de los efectos del neoliberalismo de Margaret Thatcher sobre las clases populares inglesas— hasta Small World —viaje fotográfico alrededor de la globalización cultural—, pasando por Common Sense —instalación fotográfica que asienta la obra del fotógrafo dentro de las lógicas del arte contemporáneo.

El catálogo se diferencia también de los otros libros que el Banco de la República ha dedicado a la fotografía. La forma singular de la publicación, ya sea por su formato, su extensión, la calidad del papel o el tipo de texto —una entrevista al fotógrafo hecha por Carolina Ponce de León y Julien Petit—, remite al periódico, o más precisamente al tabloide, aquel género emblemático de la prensa popular, inglesa en particular.

En tal sentido, este catálogo se refiere a otra faceta de la obra de Martin Parr, la del reconocido historiador del fotolibro; Parr afirma al respecto: “Me encantan las exposiciones, la idea de concebirlas y de hacer que sean convincentes, pero al final, mi preferencia siempre va por el libro”[2]. Estas páginas se concibieron con base en la misma premisa.

Ángela Pérez
Subgerente cultural
Banco de la República

 

[1] Martin Parr (2013). Le mélange des genres. Entretien avec Quentin Bajac. París: Textuel, p. 94. Traducción libre.

[2] Ibid.

Fecha de publicación: 
Lunes, Mayo 6, 2019 - 17:00
Es portada?: 
false
Imagen: 
Visitantes de la exposición Martin Parr: Souvenir
Imagen para slider: 

Tipo de minisitio: