Usted está aquí

José Marulanda

Enviado por jsizaram el Mar, 07/24/2018 - 10:40

José Marulanda fue un fotógrafo antioqueño, activo durante las primeras décadas del siglo XX. Fue pupilo del reconocido fotógrafo Benjamín De la Calle (1869-1934) y se dedicó a la modalidad de retrato de estudio. Pese a que Marulanda fue un fotógrafo olvidado durante varias décadas, fue redescubierto en los años noventa. Su nombre fue desempolvado gracias al hallazgo de un conjunto de fotografías de su autoría, adquiridas por el artista y coleccionista Rafael Castaño, fundador del Museo del Juguete en Medellín, quien encontró en un centro de transferencia de reciclaje un tarro viejo de galletas que contenía 1.250 fotografías que al respaldo tenían sellado el nombre de José Marulanda.

Castaño inició un proceso de indagación sobre José Marulanda. En 2011, encontró en internet una referencia a este fotógrafo en el libro Testigo ocular: la fotografía en Antioquia, 1848-1950, de Santiago Londoño, publicado en 2009. En esta obra se indicaba que, en 1925, José Marulanda trabajaba con Benjamín De la Calle (Londoño, 2009). Posteriormente, Castaño se puso en contacto con el autor de este libro y con Patricia Londoño, expertos en fotografía en Antioquia, quienes visitaron su taller. Tom Griggs describe así la valoración de Santiago Londoño sobre el conjunto fotográfico: “Para Santiago Londoño resultaron sorprendentes el uso de la iluminación, la gama tonal y la nitidez de las imágenes, seguramente habilidades aprendidas con el maestro De la Calle” (Griggs, 2004). 

Este acervo fotográfico fue adquirido por el Banco de la República y está a disposición del público en la Sala de Libros Raros y Manuscritos. Está conformado por 1.245 retratos fotográficos en blanco y negro de 9 × 6 cm, en papel. La mayoría de las fotografías están identificadas al respaldo, a lápiz, con el nombre de la persona retratada y el año de toma de la fotografía. Se encuentran 722 retratos de hombres, 383 de mujeres, 92 de niños, 30 de niñas, 12 de parejas, 5 de policías y una de un sacerdote.

Llama la atención, de manera particular, el interés de Marulanda en el retrato, en un momento en el que los fotógrafos estaban más enfocados en el registro de la arquitectura, en fotografiar los sitios emblemáticos y en la reportería gráfica, entre otras modalidades. Y más llama la atención que esos retratos sean de personas que provenían de las clases media y baja de Medellín. En palabras de Patricia Londoño, “Son gente de un origen humilde, pero todos retratados con un aire de dignidad, de valoración; como que les supo sacar una gran dignidad humana a todos los personajes retratados” (Griggs, 2004).

Este acervo es una importante fuente para estudios acerca de las convenciones del retrato fotográfico a mediados del siglo XX. Asimismo, proporciona información acerca de la cultura material, del vestido, de la indumentaria, de la apariencia personal (cortes de cabello, tipos de barba y bigotes), etc. En palabras de Patricia Londoño, las fotografías de Marulanda son valiosas “por la calidad del conjunto, por su conservación, por el testimonio de un tipo de gente de la que no tenemos muchas noticias en los archivos, por el lazo con Benjamín De la Calle…” (Griggs, 2004).

Texto redactado por Diana Farley Rodríguez Muñoz

Referencias

Griggs, T. (2004). El fotógrafo sacado de la basura. Universo Centro, 52. Recuperado de http://www.universocentro.com/NUMERO52/Elfotografosacadodelabasura.aspx

Londoño, S. (2009). Testigo ocular: la fotografía en Antioquia, 1848-1950. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia.

Ubicación física: 

Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Libros Raros y Manuscritos

Número topográfico: 
FT1910
Volumen: 

1.245 fotografías

Tema de colección bibliográfica:

Tipo documental: