Usted está aquí

Caricaturas de Rendón

Enviado por jsizaram el Lun, 07/23/2018 - 12:46

Dentro del Archivo Eduardo Santos, que conserva la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, se encuentra una sección de caricaturas del artista colombiano Ricardo Rendón. Dicha colección está integrada por 320 caricaturas originales suyas elaboradas para el diario El Tiempo entre 1924 y 1931. Las caricaturas que conforman esta colección vienen en un formato rectangular, son dibujos en tinta sobre papel o cartulina y se encuentran en excelente estado de conservación.

Ricardo Rendón Bravo nació en Rionegro, Antioquia, en 1894. Estudió en el Instituto de Bellas Artes de Medellín a partir de 1911, donde recibió clases por parte de Francisco Antonio Cano y Humberto Chaves, entre otros maestros del arte antioqueño. En 1915, pasó a integrar el grupo de intelectuales bohemios “Panidas”, del cual formaban parte personajes como León de Greiff y Fernando González Ochoa, quienes solían reunirse en el café El Globo para conversar sobre temas atinentes a la revista Panida, en la que Rendón publicó sus primeros dibujos, además de sus primeros poemas con el seudónimo de Daniel Zegri.  En 1917, dibujó una serie de caricaturas para el álbum de las cajetillas de cigarrillos Victoria y, años más tarde, creó la imagen de los cigarrillos Pielroja y colaboró para las imágenes publicitarias de Freskola y cigarrillos Pierrot.

En 1918, se trasladó a Bogotá, donde empezó a trabajar para revistas y periódicos como El Gráfico, Cromos, La República y El Espectador. En 1924, Rendón se vinculó como caricaturista para el periódico El Tiempo, esta fue la etapa más fructífera de su carrera, pues muchos de sus trabajos publicados ocuparon las primeras páginas. Además, recibió numerosas ofertas de trabajo en la prensa internacional —que rechazó una y otra vez— y fue nombrado profesor en la Escuela de Bellas Artes. Siete años después de haberse vinculado a El Tiempo, y estando en su momento de mayor fama y reconocimiento, Ricardo Rendón, a sus 37 años de edad, se quitó la vida de un disparo el 28 de octubre de 1931, en la cigarrería La Gran Vía, en Bogotá.

Pasaron por su pluma —y componen este archivo— sátiras a los círculos de poder, los partidos políticos, los personajes icónicos de la burguesía, la Iglesia católica, y así mismo criticó los tratados comerciales con Estados Unidos, el saqueo del petróleo y las riquezas naturales, el sometimiento de las oligarquías al poder de Inglaterra, la hegemonía conservadora, la violencia política, la corrupción, la inmoralidad política, las elecciones, el atraso de las ciudades y la ignorancia del pueblo.

Se destacan dentro de esta colección las caricaturas alusivas a la intervención del clero en la política, la modificación del Concordato con la Santa Sede en el año 1924, la entrega de las zonas petroleras del Catatumbo para explotación por parte de empresas estadounidenses, la candidatura presidencial de Alfredo Vásquez Cobo para el periodo 1930 - 1934, la Masacre de las Bananeras, el proyecto de Bocas de Ceniza, la crisis económica mundial de 1929, el fin de la Hegemonía conservadora y el inicio de la República Liberal, las candidaturas presidenciales, las jornadas electorales, así como las decisiones sobre cargos políticos del calibre de alcaldías y ministerios. Para narrar algunos de estos acontecimientos, Rendón recurría a viñetas sucesivas que se publicaban a diario en el periódico y que, al cabo de unos días, permitían reconstruir la historia completa. También se destaca en sus caricaturas el uso de símbolos como El Tío Sam, la cruz y el gorro frigio para hacer alusión a asuntos particulares, como el imperialismo estadounidense, el intervencionismo de la Iglesia o la democracia, respectivamente.

En cuanto a los personajes, los principales protagonistas de su obra son los políticos: presidentes, ministros y candidatos como Marco Fidel Suárez, Alfredo Vásquez Cobo, Jorge Holguín, Pedro Nel Ospina, Miguel Abadía Méndez y Guillermo Valencia. Generalmente, Rendón representaba a los políticos, dotándolos de características que exacerbaban sus rasgos físicos (especialmente en el caso de los presidentes) y reflejaban sus conductas reprochables (ventrílocuos, títeres, enanos frente a los poderosos actores internacionales, militarismo, etc.). Esta colección de caricaturas incluye también algunos retratos de personajes de identidad desconocida, que aparecen bajo el título “Personaje”, a partir de los cuales se podría inferir que son tipos comunes de la sociedad colombiana a principios de siglo XX.

La colección de caricaturas de Rendón es un acervo valiosísimo no solo para investigadores que están interesados en este género artístico y en su historia, con marcados tintes políticos para el caso de este artista, sino en general para quienes quieran aproximarse a la historia de Colombia en las décadas de 1920 y 1930, desde el punto de vista de la prensa, la opinión pública y la sátira política. Eventos históricos, personajes de la política y situaciones del contexto nacional e internacional, aparecen reflejados en la pluma de Rendón con un estilo que permite, a legos y expertos, entender de qué se trata cada estampa.

Texto redactado por Olga Cruz

Ubicación física: 

Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Libros Raros y Manuscritos

Número topográfico: 
MSS563
Volumen: 

7 carpetas

Tema de colección bibliográfica:

Material complementario: 

Biografía de Ricardo Rendón Bravo:http://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php?title=Ricardo_Rend%C3%B3n

Publicaciones

Obregón, E. (octubre de 1990). Ricardo Rendón: retratista y caricaturista implacable. Credencial Historia (10). Recuperado de http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-10/ricardo-rendon-retratista-y-caricaturista-implacable