Usted está aquí

Alfonso Gutiérrez

Enviado por jsizaram el Lun, 07/23/2018 - 11:18

Alfonso Gutiérrez G., actor colombiano de teatro y de televisión, se distinguió toda su vida como un espectador consumado de las artes escénicas y los espectáculos culturales (cf. Prada, 2017). Fue así como logró compilar un importante conjunto de materiales relacionados con su oficio y su pasión: programas de mano, libretos, volantes, folletos, carteles publicitarios, entre otros. Esta colección, custodiada por la BLAA (Biblioteca Luis Ángel Arango) del Banco de la República y puesta al servicio del público en la Sala de Libros Raros y Manuscritos, nos presenta lo que fue la majestuosa diversidad del mundo de las tablas a lo largo de un poco más de cincuenta años (1949-1997) desde el punto de vista de un aficionado a la recopilación de ephemera, tal como se conoce a estos materiales impresos de corta duración.

Según los indicios que trasluce este acervo documental, Gutiérrez se formó en la década de 1950 en la recién creada ENAD (Escuela Nacional de Arte Dramático de Colombia), institución que, cuarenta años después, según El Tiempo (20 de marzo de 1991), había graduado alrededor de 140 alumnos en cuarenta promociones. Sobre esta institución, allí mismo se leía: “han salido los mejores actores de cine, teatro, televisión y en el campo docente”. Inicialmente adscrita al Ministerio de Educación Nacional y con sede principal en el Teatro Colón de Bogotá, la ENAD abrió lugar en aquel entonces a figuras de la talla de Víctor Mallarino Botero, Carlos Duplat, Paco Barrero, entre otros compañeros y maestros de Alfonso Gutiérrez. Según Barrero,

la escuela quedaba en el Teatro Colón, y allí desde las galerías veíamos todas las obras y conciertos que pasaban por el Colón. Dicho de otra manera, la escuela estaba metida en la cocina. Desde un comienzo vimos grandes obras de compañías europeas, mexicanas y de otros países. Y eso es fue educador y muy formador. En esa época no contábamos con maestros especializados, eran más bien profesionales o empíricos en diferentes temas. Entre otros, tuvimos a Casimiro Deily que nos daba historia del arte, al profesor Flórez en lenguaje, a José Prat en historia del teatro, Nina Moscovicci en los talleres de actuación. Maestros magníficos en el sentido estricto del término. A partir de ahí la profesión se desarrolló con viajes, becas, festivales, otro mundo extraordinariamente rico. (4 de mayo de 2017)

Como prueba de esta coincidencia formativa, en esta colección de Alfonso Gutiérrez reposan los libretos mecanografiados con los que ensayaba para obras de teatro, programas de televisión y teleteatro. Estos, por lo demás, aún preservados en sus fólderes originales, conservan sus propias anotaciones al margen, varias de las cuales nos enseñan las distintas prácticas del actor a la hora de aprender un parlamento y montar una obra. Así mismo, se pueden diferenciar los distintos personajes que Gutiérrez interpretó y algunos de los guiones en los que participó.

Sin embargo, el grueso de este acervo está constituido por la ephemera coleccionada por el autor: una cuantiosa compilación de programas de mano, invitaciones, piezas publicitarias y medios de difusión que Gutiérrez se esmeró en archivar desde sus épocas de estudiante de teatro. Todo este material en conjunto da cuenta de las puestas en escena a las que asistió el actor entre 1949 y 1997, tanto en Colombia como en otros países de América y Europa. Una evidencia que sustenta impresiones como la del dramaturgo Jorge Prada Prada, quien se compara con Alfonso Gutiérrez cuando lo define como “un acucioso espectador […] que no se perdía representación alguna [aunque] hoy anda en un asilo del municipio de La Vega, viendo las horas pasar” (Prada, 2017, p. 8).

De manera que en esta colección reúne un total de 1.936 documentos, organizados en orden alfabético, repartidos en 13 cajas y 60 carpetas. Cada carpeta se ciñe a una subdivisión por tipos de materiales y de eventos, bajo las siguientes categorías:

  • Libretos y repartos
  • Programas de teatro
  • Ópera
  • Zarzuelas
  • Cine
  • Danza
  • Ballet
  • Festivales
  • Eventos culturales
  • Toros
  • Conciertos
  • Invitaciones
  • Poesía

Dado que el coleccionismo en general representa una puerta de entrada tanto a la vida íntima de quien lo practica, como a asuntos históricos de interés colectivo, este archivo de Alfonso Gutiérrez G., cuidadosamente preservado por la BLAA, puede interesar al público en diversos sentidos. En principio, ofrece una panorámica singular sobre la historia del teatro y otras artes escénicas y la empresa artística en Colombia y en otras localidades del mundo. También es un repaso por las distintas compañías artísticas, las corrientes dramatúrgicas, los contenidos de las puestas en escena, los repartos y locaciones, las entidades auspiciantes, según la época y la academia, en un periodo de casi medio siglo. Queda por decir que exhibe tanto la intimidad de un coleccionista —en este caso, de ephemera—, como la trayectoria de un dramaturgo colombiano, quizá no tan reconocido como aquellos a quienes gozaba observar desde la audiencia.

Texto redactado por Angélica Ospina

Referencias

Ubicación física: 

Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Libros Raros y Manuscritos

Número topográfico: 
MSS823
Volumen: 

60 carpetas

Tema de colección bibliográfica: